Blogia
Bushi Dojo

Como niños

Como niños

Un día de este mes de Abril 2005, por la tarde en casa de Hatsumi Sensei. Le comentamos que deseamos tramitar las licencias así como algunos diplomas de grado para algunos de nuestros alumnos. Sensei dice que bien, que es buen momento y pasamos al despachito. Inmediatamente y sin mediar más palabras echa mano a su ordenador personal -las famosas libretas ajadas y cientos de veces manoseadas donde conserva todos los datos e historial de todos y cada uno de los Shidoshis de la Bujinkan-. ¡Dios mío, no quiero ni pensar que sucedería si eso llegase a perderse!. Pues bien, enseguida me localiza y me dice "Ok, juichi dan!" (es decir, un grado más, 11º dan) y señalando a mi compañero Kim le otorga directamente también un grado más, en este caso el 13º dan. Nos miramos y se nos cae el mundo encima por enésima vez. Con mi precario japonés le ruego a Sensei con voz apremiante "Ie Ie Sensei, kekko desu, irimasen, irimasen", algo así como una forma educada de rechazar algo aduciendo que lo agradeces pero no lo necesitas, no te hace falta y lo rechazas educadamente. Sensei hace como si oyese llover mientras anota la fecha y el nuevo grado en el diploma y dice literalmente y sonriente como espantando una mosca con la mano "Ok, de nada, no problem" dándome una palmadita en el hombro.

Un par de días más tarde, charlando con Nagato Sensei durante un intermedio de una de sus clases me pregunta que grado tiene uno de mis alumnos, se lo contesto y luego me pregunta "por cierto, ¿tú que grado tenías?". Le explico que el año pasado se me concedió el judan gracias a que él me promocionó hace dos años y que justo dos días antes Sensei me había otorgado el 11º dan y que yo había intentado rechazarlo pero Sensei no me había hecho caso. Entonces Nagato Sensei me miró con semblante serio y me dijo :
Nagato Sensei: No debes ni puedes rechazar un grado dado por Sensei
Yo: Ya, pero es que nosotros no lo necesitamos, no venimos aquí para eso…
Nagato Sensei: Nada !, el grado quizás no es importante para ti pero es importante para la Bujinkan. El grado es un regalo de los Dioses y debes aceptarlo como tal. ¡No puedes decirle a Sensei "irimasen"!
Yo: Lo siento Sensei…
Nagato Sensei: No pasa nada. Has de aceptar las cosas como vienen. Nosotros comparados con Sensei somos como niños. Mira Dani San, tú eres 11º dan, eso quiere decir que tú, en el Budo de Hatsumi Sensei, eres como un crío de 11 años. Y tú, Kim San, eres como un niño de 13 años. ¿Y yo? Yo soy como un chaval de 15 años. Ja ja ja ! Continuad entrenando, vais por buen camino.

Esto me recuerda lo que Hatsumi Sensei dijo hace un tiempo sobre los quinceavos danes. Según Sensei estaba ligado con que en el pasado a la edad de 15 años ya eras considerado un hombre y podías ir a la guerra y morir en combate. Por eso cuando él otorgaba un 15º dan eso quería decir que esa persona ya estaba madura, ya estaba preparada para el mundo real. Que luego muriera o no -figuradamente- ya no era su problema, eso ya no le traería remordimientos.

Así pues, yo por mi parte voy a seguir jugando y disfrutando de mi niñez marcial. ¿Y tú, que vas a hacer, cuántos años tienes, quieres jugar conmigo?

Entrena y sé feliz !

Dani Esteban -Kôryu-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres