Blogia
Bushi Dojo

KOTORA Y KANZAKI

Takamatsu Sensei era conocido como Kotora (pequeño tigre) cuando tenía alrededor de quince años mientras asistía a la escuela inglesa de Kobe. Un día, de regreso a casa, se paró en la sala de entrenamiento de Shinryuken Toda Sensei, y éste le dijo a Kotora, "Llegas justo a tiempo. Hitotsubashi y Kanzaki, ambos maestros de taijutsu de la escuela Musashi, nos acaban de retar a un combate. ¿Quieres luchar contra ellos?" "Sí, quiero", dijo Kotora.

Primero Kotora luchó contra Hitotsubashi, arrollándolo con una fuerza espiritual (fuerza interior). Parecía que estaba utilizando una forma de Shirabegata, o sea, observar el movimiento del enemigo. Kotora aumentó su fuerza interior contra él lenta pero uniformemente. Hitotsubashi estaba abrumado e intentó golpear en un punto vital del pecho de Kotora con su puño derecho. Kotora desvió el golpe con su mano derecha y adoptó una postura baja -la forma del maestro- para golpearle en la zona baja. Hitotsubashi saltó.

En el momento en que Hitotsubashi iba a atrapar a Kotora desde el aire en un contraataque con pies y manos, Kotora profirió un enérgico kiai. Hitotsubashi cayó de bruces con tal impacto que sonó como si el suelo se hubiese roto y acto seguido perdió el conocimiento. Contemplando esta escena, Kanzaki se levantó. Como en el anterior combate, Kotora y su contrincante se miraron fijamente a los ojos, aplicando cada uno su fuerza interior. Kanzaki era un fenómeno de 29 años, llamado el kishin de la escuela Musashi. Incluso le estaba permitido otorgar grados de maestro de taijutsu en la escuela Kanzaki Musashi. Ambos pensaron, "Es una lucha de igual a igual." Y durante un rato compitieron con sus ojos y su fuerza mental.

Repentinamente, la mano derecha de Kanzaki saltó disparada, pero se trataba de una finta. Kotora, que era joven y confiado, reaccionó esperando un ataque desde la derecha bloqueando con su mano izquierda, pero fue atrapado. Kanzaki golpeó fuertemente en la unión del codo izquierdo de Kotora con el canto de su mano.

Haciendo caso omiso de la rotura de su codo, Kotora contraatacó instantáneamente con una técnica llamada gyaku ganseki otoshi (lanzando al oponente de cabeza al suelo). Kanzaki no pudo sostenerse y se desplomó.
Kotora pensó, "Lo hice", pero en ese momento sintió un mareo y cayó al suelo.

En el taijutsu de la escuela Musashi, uno permite que su oponente crea que ha ganado. Entonces el oponente piensa, "Lo he hecho", y es en ese momento, cuando baja su guardia, cuando uno toma la ventaja y alcanza la victoria final.

Sin embargo, Kanzaki no pudo evitar el aplastante gyaku ganseki otoshi aplicado por Kotora y quedó noqueado.

Por otro lado, Kotora estaba sufriendo por un ataque a los oídos y al brazo izquierdo. La unión del brazo estaba dislocada y también él se desmayó. Toda Sensei reanimó a los dos luchadores y les devolvió la consciencia. Una vez volvieron en sí, compartieron el placer de haber tenido un buen combate. Kanzaki dijo, "He tenido siete u ocho combates durante mi viaje de Tokio a Kyoto en el Tokaido y nunca había sido vencido. Estoy asombrado de mi derrota aún más, ya que Toda Sensei me dijo que tenías sólo quince años." Entonces, Kotora y Kanzaki se pusieron a discutir con mucho entusiasmo sobre las características del taijutsu de la escuela Musashi.

Los jóvenes maestros que siguen el mismo arte marcial pueden hablar interminablemente.

*** *** ***

Este texto es un capítulo del libro de Hatsumi Sensei "Essence of Ninjutsu - the nine traditions"
La traducción y adaptación al castellano es de Dani Esteban “Kôryu”
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres